miércoles, 16 de febrero de 2011

La transformación nocturna de Santiago

Hace unos días me tocó ver, en forma casual, la transformación que experimenta Santiago cada noche. Entré a eso de las 22 hrs. a una tienda de sushi y salir de ella bien cerca de la media noche, es realmente transversal el cambio que experimenta la ciudad al caer la noche.
Ya no habían masas de compradores ni oficinista, las calles tenían una extraña soledad. A medida que avanzaba por las cuadras veía en detalle la transformación. No hay actividad comercial, pero de la nada aparecen cerros de basura y cordilleras de cajas de cartón. La masa de transeúntes ha sido reemplazada por un reducido grupo de personas que recorren los rincones de una ciudad que duerme, aunque sea en forma aparente. Desde cada rincón comienzan a aparecer indigentes, los que han ocultado su presencia durante las horas previas. Desde otras esquinas comienzan a desfilar quienes viven de la recolección de papeles y cartones, quienes parecen ser un ejército de hormigas que deja libre de cartones a su paso.
De tanto en tanto se puede apreciar a alguien predicando la palabra de dios a un público ausente.
Cuando cae la noche la ciudad no duerme, solo se transforma y nos muestra su otra cara, una menos agradable quizás, pero igual de real.

No hay comentarios: